sábado, 25 de abril de 2009

EL HORIZONTE DE ARABIA




En el horizonte de Arabia, era el mar plata y mercurio, y la intersección de agua y aire, una película velada que hería la mirada.
En la orilla india, la playa desierta, un sol ardiente. Tú y yo. Nosotros. (Tú y yo son dos personas; nosotros, dos en una). Desafiando la marea en busca de piedras peculiares y caracoles imposibles. Cada ola llegada desde el horizonte de Arabia nos lavaba de agonías y rencores. En las falsas lindes dictadas por la física, era el agua engañoso espejismo con destellos de sulfuro. En la orilla india, habitada tan sólo por nuestros cuerpos semidesnudos, nos resistíamos a creer que esta felicidad fuera también mentira.

Guadarrama (Valencia), Sábado 25 de abril de 2009

ARABIA’S HORIZON

In Arabia’s horizon, the sea was silver and mercury, and the intersection between water and air was a fogged film that hurt our gaze.
On the Indian shore, the deserted beach, a burning sun. You and I. We. (You and I are two people; we are two in one). Challenging the tide, looking for odd stones and impossible winkles. Each wave coming from Arabia’s horizon washed off our anguishes and bitterness. In the false boundaries dictated by Physics, the water was a deceptive mirage with glints of sulphide. On the Indian shore, inhabited by our semi-naked bodies only, we were reluctant to believe that this happiness was also fake.

Guadarrama (Valencia, Spain), Saturday April 25th 2009

9 comentarios:

Camille Stein dijo...

el horizonte de Arabia

... no es espejismo sino oasis

el paréntesis desnudo de la felicidad

me ha encantado el texto

un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Es que no puede ser mentira.
Esa era real.

Saludos.

Roberto dijo...

Tendremos que seguir creyendo.
Siempre merece la pena...



un abrazo compañero

orange torch dijo...

Te ha quedado muy volátil.

Me quedo con esta frase (tú y yo son dos personas: nosotros, dos en una)

Gabiprog dijo...

Los limites de la física los marca el desconocimiento, las otras fronteras suelen tener incluso más míseros orígenes.

el dandy dijo...

Me han acojonado tus dos primeras frases (o versos): En el horizonte de Arabia, era el mar plata y mercurio, y la intersección de agua y aire, una película velada que hería la mirada.

:)

orange torch dijo...

Si te pareció recargado el texto podías haber comentado cualquiera de los anteriores...

Sólo lo digo por sugerir algo.

Sara M. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sara M. dijo...

Si la sentisteis no pudo ser mentira...
Mil besos