viernes, 23 de septiembre de 2011

SIN GANAS DE NADA


Hoy no tengo ganas de nada.

En el espejo retrovisor he visto

a tres currelas en furgoneta escupir a un mendigo

que pedía una ayuda entre el tráfico.

Luego he observado avanzar riéndose de su hazaña

a estos burros iletrados,

producto sin duda de nuestro escolar fracaso.

Les he deseado mil muertes dolorosas,

algunas de ellas incluso de mi mano.

La vida en esta ciudad me ha parecido absurda.

Cuando he llegado a casa

he cerrado a cal y canto puertas y ventanas.

No quería respirar el mismo aire

que tan excelsos hijos de puta.

Taberna Egarri (Donostia), viernes 23 de septiembre de 2011


FEEL LIKE DOING NOTHING

Today I feel like doing nothing.

On my rear-view mirror, I saw

three blue-collar workers spitting on a beggar

who swept through the traffic for some spare change.

Then I watched those uneducated brutes

as they moved on laughing, proud of their exploit.

They were undoubtedly a product of our academic failure.

I wished them a thousand painful deaths,

some of them by my hand.

Life in this city felt suddenly absurd.

When I got home,

I shut the doors and windows firmly.

I didn’t want to breath the same air

as such exquisite motherfuckers.

Taberna Egarri (Donostia, Spain), Friday September 23rd, 2011

7 comentarios:

Roberto dijo...

un toque a roger wolfe que me encanta...te vamos a echar de menos...mucho

Vera E. dijo...

Eres realmente bueno. Lo que lamento es el lugar donde dejas tus reales palabras, pues leer tales verdades en esos lugares, lamentablemente, no pasa de ser (para la mayoría) una mera anecdota.

BsoT.

TORO SALVAJE dijo...

Matar a los tres currelas, eso es lo que he pensado antes de leerlo.
Y si puede ser muy lentamente.

Saludos.

La Zarzamora dijo...

Hay mucho hijo de puta suelto.
Y no pueden más que revolvérsenos las tripas.
Yo les hubiese también escupido, pero no sé hacerlo tan bien como tú.
Sí, hay días en los que nos cuesta respirar ese mismo aire...

Besos, Jota.

aina dijo...

Menuda impotencia debes haber sentido. La verdad es que no es una visión grata y cuando te rodeas de esas miserias la vida te parece un sinsentido y todo un despropósito.


¿Por qué dice Roberto que te vamos a echar de menos?

40añera dijo...

Es una pena no poder hacer nada
Un saludo

Maat dijo...

Siempre el débil es el más perjudicado. Y los hijos de puta siguen respirando el mismo aire que el resto hasta que se les acaben las pulsaciones.

Un saludo Jota