sábado, 27 de junio de 2009

GRAN VÍA ABAJO


Hay un edificio en la parte baja de Gran Vía que hace chaflán con Plaza de España. Bajo la cúpula que lo corona recibe a sus clientes la meretriz más cara de la ciudad. Ha decorado la bóveda con estrellas de pega y por ese firmamento que brilla en la oscuridad pierde la mirada, mientras ejecutivos y magnates le cuentan historias de triunfos espurios, bravadas pecuniarias e intrigas bursátiles que ni a ella ni a nadie le interesan. Verborrean sus clientes con las cabezas apoyadas en sus senos y ella les acaricia las calvas mientras sueña con que llegue el verano para poder dormir al raso, quizá en un velero fondeado bajo un cielo de verdad, sola, escuchando el vals de las olas, un rumor que, a diferencia de las peroratas de sus clientes, la ayude a dormirse.


Filmoteca Luis García Berlanga (Valencia), Sábado 27 de junio de 2009


LOWER GRAN VIA


There’s a building on Gran Vía’s lower side, on the corner with Plaza de España. Under the dome that crowns it, the most expensive prostitute in town welcomes her guests. She’s decorated the vault with fake stars and her gaze wanders through that firmament which shines in the dark, while executives and tycoons tell her stories about spurious victories, pecuniary boasts and stock and exchange plots, which wouldn’t arouse her or anybody’s interests. Her guests speak with verbosity with their heads upon her breasts and she caresses their bald patches while wishing that the summer would come at last so she’d sleep out in the open, maybe on a sailing boat anchored under a real sky, alone, listening to the waves’ waltz, a murmur that, contrary to her guests’ long-winded speeches, would put her to sleep.


Luis García Berlanga Film Archive (Valencia, Spain), Saturday June 27th 2009.

11 comentarios:

Cyllan dijo...

Solas, así seguramente quisieran estar muchas veces todas las prostitutas del mundo, bajo el cielo estrellado o donde fuere, pero solas por dios. Tu escrito me inspira la misma profunda tristeza que siempre me han inspirado ellas. Pobrecillas. Me mata el tema.

TORO SALVAJE dijo...

Es el edificio de la Bolsa?
Quizás.

Saludos.

Roberto dijo...

Son más interesantes las historias de los artistas o de los vagabundos que las de los ejecutivos...

ese velero atravesando los mares, le puse a mi tarde unos pocos sueños...

un barazo

Roberto dijo...

abrazo...abrazo..jeje quería decir

Gabiprog dijo...

Dinero y sexo, mueven muchas cosas, aunque también producen alguna enfermedad!

Saludos.

TriniReina dijo...

Todos sueñan con su verano particular y buen derecho que tienen, faltaría más:):)

Gracias por tu visita

Saludos

BIPOLAR dijo...

Pues es muy bueno. (Estrellas de pega en el techo...)

Lo que daría por saber todo lo que están pensando ellas para soportar (las que lo hacen por necesidad) el baboso contacto (aggg)...

"tengo que comprar medio de limones, cuatro cabezas de ajos, un kilo peras, ah y el laxante en la farmacia que últimamente voy muy mal..."

(las de lujo, supongo que piensan en ese velero rodeado de hercúlea tripulación o en la próxima liposución que se harán con el dinerito contante y sonante)

eva-la-zarzamora dijo...

Money, money... crees que en verano puede descansar??? No sé yo, las meretrices no descansan;
Un abrazo.

Antígona dijo...

Todos los que trabajamos somos igualmente prostitutas y necesitamos vías de escape para sobrellevar mejor esa siempre injusta venta de nuestro tiempo por dinero que nos va robando la vida día a día. Da igual que sean estrellas en el techo, que estrellas en el cielo, que un cigarrito o un café clandestinos, que una mirada perdida en lontananza por la ventana de la oficina o en donde sea. Da igual que sea en Madrid que en Valencia que cualquier otro lugar del planeta. El trabajo es una maldición desde que el mundo es mundo. O desde que ese cabrón creador nos expulsó del paraíso. Que para el caso es lo mismo.

Un beso

el dandy dijo...

Vaya, yo siempre he pensado como Antígona. Me supone un esfuerzo tan enorme desquitarme de mis ideas para trabajar, que me siento totalmente prostituido. Hasta tal punto llego, que llevo la mayor parte de mi vida sin trabajar, haciéndolo lo menos posible y estudio para escribir una tesis que explique por qué la gente está tan enganchada al trabajo y por qué las sociedades en progreso no tienden hacia su erradicación progresiva, hasta donde se pueda :)

Saludos Jota! :)

Maat dijo...

"No te limites a vivir... la vida también es soñar"

Ella tiene derecho a soñar, como todo ser humano... Ellos soñarán con billetes morados, ella con un cielo estrellado