miércoles, 9 de junio de 2010

MUNDO VIEJUNO


Yo solía recibir unos correos electrónicos muy graciosos. Los enviaban genios anónimos de mi generación que con chispa y salero reivindicaban los mitos de nuestra infancia. De esto hará más de cinco años y ya no recibo nada similar. Será que la nostalgia ya no nos hace tanta gracia.
No tiene gracia que la vida se nos haya desbocado y haya entregado sus riendas a los que hace nada llamábamos mocosos.
No tiene gracia verlos ahora luchando aquellas batallas que nosotros perdimos.
No tiene gracia ver que la vida sigue y te expulsa de la locomotora al furgón de cola.
No, eso no tiene ninguna gracia, y a veces se la quita a todo lo demás.

Juan Sebastián Bar (Huesca), miércoles 9 de junio de 2010

OLD WORLD

I used to receive very funny emails. They were sent by anonymous genius from my generation who vindicated our childhood’s myths with wit and charm. This happened more than five years ago and now I don’t receive anything like it. Maybe nostalgia is not so funny anymore.
It is not funny now that life has bolted and given its reins to those who, a very little while ago, we called brats.
It is not funny now that we see them fighting those battles we once lost.
It is not funny now to see how life goes on and expels us from the locomotive to the caboose.
No, that is not funny at all, and sometimes makes everything else to seem pointless.

Juan Sebastián Bar (Huesca, Spain), Wednesday June 9th 2010

12 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

La nostalgia no tiene ni pizca de gracia.
Y el futuro que asoma todavía menos.

Saludos.

Eva- La Zarzamora dijo...

Uno se va haciendo mayor. Jo¡ Qué asco¡¡
Sigue pintando puertas igual, dicen que cuanto más viejos más pendejos.

Besos, Jota.

-Pato- dijo...

Es verdad que no tiene gracia la nostalgia, a mi suele dejarme en agonía, pero no queda otra que ir pasando de furgón, la vida te pasa sin que vos lo hagas, cuando querés acordar estás en la última estación, por eso es absolutamente no viajar distraído.

Besos.

benedetina dijo...

Lo bueno es que ahora hay trenes de largo recorrido, inter-railes de esos, y trasbordos a punta pala. Quizá todo vaya más o menos bien mientras sepamos seguir disfrutando del paisaje y de los acompañantes de vagón, y a ser posible escapando del revisor...

(sí, qué asco hacerse mayor)

Saludos, jota grafipuertero.

Gabiprog dijo...

El reloj está apretando demasiado nuestra muñeca...

bloggymary dijo...

Soy Elena, estudié Periodismo contigo en la Complu, ¿te acuerdas de mi? Que me encantaba U2 ;)

Antígona dijo...

Pesimista te leo, Jota. Pero la vida no se nos ha desbocado. Tal vez el mundo se haya desbocado, pero nosotros mantenemos las riendas de nuestros carromatos cada vez más firmes y sabemos cada día mejor a dónde queremos ir. Algo que los mocosos aún tienen que aprender. Si es que les dejan.

Y no hay ninguna batalla perdida. Sobreponerse a cada derrota es la mejor victoria. Rilke dixit.

Un beso!

Maribel dijo...

Chispa y salero todavía hay en los correos electrónicos.

Un poco exagerado sí que eres, disfruta de tu momento apático, yo voy a abrir mis correos electrónicos y a pasar un buen ratito.

NoSurrender dijo...

lo peor es cuando confundimos nostalgia con melancolía, que los recuerdos de emociones mienten mucho.

Nos vemos en el furgón de cola. Seguro que allí la música es más interesante.

Salud!

Antoniatenea dijo...

Yo no creo que la vida guapa sea de esos mocosos...a mi me interesan las cosas que hacen gente como tú..no le quites la gracia. Además los mocosos...de qué voy a hablar con algunos de ellos?? No, a mi dame maduros que saben de lo que están hablando.
¿Soy Friky por eso?
Besos!!!

Roberto dijo...

la nostalgia a veces es muy perra ella...

te imagino compañero escribiendo clandestino esos versos en ese servicio o en otros muchos...terrorismo poético! me sumo sin dudarlo a esta causa de llevar la poesía a donde sea.

un abrazo

Maat dijo...

Es algo endémico esto de creer que las nuevas generaciones siempre son peores... Será esa rabia de haber perdido... Ellos también lo sentirán igual cuando crezcan...

Pero aún somos jóvenes para enfadarnos y ponernos nostálgicos :)